¿Estas listo para seguir eliminando toxicidad de tu vida?

Quería continuar con el tema del que hablamos hace unos días: las personas tóxicas, creía necesario ahondar un poco más en ello.

El riesgo de toxicidad existe en multitud de relaciones pero se multiplica en un caso concreto: cuando la alarma  salta con tu pareja.

 

Antes de seguir contéstate estas cuestiones:

  • ¿Cuando estas con tu pareja el clima pasa de bueno a malo en cuestión de segundos y sin un motivo aparente?

 

  • ¿Sientes que entre los dos la comunicación se limita a ironía, reproches y pulladitas?

 

  • ¿Consideras que en demasiadas ocasiones tienes que actuar como si fueras otra persona delante de la gente para que tu pareja no se moleste o te ridiculice?

 

  • ¿Cedes siempre a los deseos del otro simplemente para evitar discusiones y mantener la armonía aunque sus deseos sean dañinos para ti?

 

Déjame decirte que estas inmerso en una relacióncon alta toxicidad si:

  • La mayor parte del tiempo uno o ambos sufris y en escasas ocasiones  experimentáis placer por estar juntos.

Es una relación en la que uno (o en ocasiones ambos) están sometidos a un gran desgaste simplemente por intentar   mantener la relación.

 

  • Las sensaciones de armonía y felicidad son escasísimas y muy efímera.

Incluso en ocasiones hay que dejar pasar por alto cosas que tienen importancia porque si se la diésemos, se armaría tal terremoto que se pondría en peligro la continuidad de la pareja.

 

  •  El dolor y la tristeza son constantes.

La culpa, el sarcasmo, la burla o la manipulación están tan presentes que el contacto con la realidad parece perderse y uno acaba asumiendo que todo lo que el otro dice es cierto.

Esto afecta tremendamente a la autoestima y a la capacidad autónoma de decisión.

Desde luego no suena nada alentador y por supuesto dista mucho de ser el tipo de relación que todos soñamos tener.

Relación donde la armonía, el respeto, la complicidad y los momentos felices son protagonistas, aunque, por supuesto, existan momentos de crisis (imagina lo aburrida que sería una relación sin esos momentos).

 

Supongo que si te sientes identificado con todo lo que he comentado arriba ya se habrá encendido tu alarma de toxicidad, no obstante te voy a indicar algunas pistas para poder hacer ese análisis con mayor detenimiento :

  • Cuando más tranquilo estas y todo parece estar en calma, el otro genera un ambiente amenazante en el que te cuestiona, te critica una actuación o te hace un reproche absurdo, que siempre termina mal, de modo que el momento de bienestar desaparece en segundos.

 

  • Cuando realizas una actividad sin el otro, o se va por algun motivo ajeno a ti, te sientes relajado, tranquilo e incluso sientes cierto placer.

 

  • Aunque por otro lado te sientes culpable por tener esos sentimientos.Es una sensación contradictoria que te machaca ¿como puedo ser tan ruin de alegrarme de que la persona que amo    no esté conmigo.

 

  • Sientes que cuando llega la hora de volver a estar con el otro después de la jornada de trabajo es amargosa, de modo que intentas alargar el momento de ir a casa lo máximo posible, mientras observas como todo el mundo a tu alrededor no tiene las mismas sensaciones.

 

  •  No estas seguro de la respuesta a la pregunta ¿tu pareja te quiere? porque siempre te reprocha, te culpa de todos los males de la relación y te hace sentir la peor persona del mundo.

 

  • Aunque en escasas ocasiones se muestra cariñoso/a contigo, la duda constante amenaza tu autoestima porque a veces piensas que el otro no merece una persona con tantas carencias.

 

  •  Constantemente critica y se opone a la posibilidad de tu crecimiento personal.

 

  • Tus objetivos o tus nuevos retos son fruto de burla y de boicoteo constante haciéndote sentir culpable por intentar pasar menos tiempo juntos o directamente diciéndote que es absurdo el esfuerzo ya que es algo que nunca lograras.

 

  • Tu pareja te controla todo el tiempo, te llama, te visita por sorpresa si no viviis juntos, aparece cuando menos te lo esperas para curiosear, se enfada cuando sales con tus amigos y su deseo es estar contigo las 24 horas del día, te hace sentir mal porque cree que escondes algo.

 

  • Siente celos y lo expresa de modo encubierto o a través de insultos, o al borde de la agresión, te dice que vas provocando a los demás y usa esa herramienta para controlar lo que te pones, donde vas, tus amistades y tus salidas.

 

  • Sientes un clima de agobio absoluto, de manipulación, de descalificación a tu persona, a veces tan confuso que crees que realmente las cosas son como el otro dice.

 

¿Como te sientes al leer esto?

Yo lo estoy escribiendo y puedo asegurarte que estoy sintiendo angustia de imaginar tal panorama.

 

En consulta se ve a menudo este tipo de problemas, a veces esta toxicidad se debe al abandono del cuidado de la relación, en otros casos directamente la relación nace en este ambiente.

 

Sea cual sea el origen de esta toxicidad, el caso está en que hay que ponerle remedio, tal vez trabajando para retomar las riendas de la relación entre ambos, virando hacia el respeto, la confianza y el amor.

 

En otras ocasiones esta solución no es viable ya que las bases de la relación se asientan en la toxicidad. Si te sientes identificado tal vez es el momento de plantearte si merece la pena una relación de este tipo.

 

Lo que está claro es que tenemos que saber poner limites a lo demás, incluso o especialmente a nuestra pareja, y en este caso el limite es clarísimo, el respeto y el amor a uno mismo,  este debe estar por encima de todo.

 

No dejes de lado tus ilusiones y tus sueños, no te dejes de lado a ti por intentar sostener una situación insostenible, ten por seguro que no conseguirás hacer de esta relación algo viable tu solo, una relación funciona cuando existe un equilibrio armónico entre ambos.

 

¿Quieres estar al tanto de todas las publicaciones? ¿quieres recibir contenido exclusivo? Ya sabes que me encantaría que te suscribas y formes parte de Deemocionesymas.com