Asertividad, persona asertiva...tal vez mi palabra favorita del castellano por todas las implicaciones que tiene esta habilidad tanto a nivel de salud emocional como de crecimiento personal.

La asertividad está francamente cerca de la autoestima, ya que podríamos decir que es una habilidad o conjunto de habilidades que están estrechamente ligadas al respeto y cariño que tenemos por nosotros mismos y por los demás.

 

Su objetivo es aumentar el respeto y el autorrespeto, mejorar nuestras relaciones y, en última instancia, contribuir a aumentar nuestra autoestima

La persona que posee estas habilidades es las llamada persona asertiva.

Las personas que presentan algún problema en su forma de relacionarse, tienen una falta de asertividad, podríamos describirlas a lo largo de un continuo que va desde la pasividad hasta la agresividad:

agresivo/asertivo/pasivo

La persona no asertiva (PASIVA)

Las personas pasivas no defienden los derechos e intereses personales. Respeta a los demás, pero no a sí mismos, sea por temor a sentirse solos, a no ser aceptados o por la incapacidad a la hora de decir que no, lo cierto es que son personas que se dejan pisotear por los demás, dejan que sus derechos sean violados constantemente sin que exista ninguna consecuencia.
En lo que respecta a las características de este tipo de personas podríamos decir lo siguiente:

 

Su Comportamiento externo:

  • Volumen de voz bajo / habla poco fluida / bloqueos / tartamudeos / vacilaciones /silencios / muletillas (estoo…¿no?)
  • Huida del contacto ocular / mirada baja / cara tensa / dientes apretados o labios temblorosos / manos nerviosas / onicofagia/ postura tensa, incómoda
  • Inseguridad para saber qué hacer y decir
  • Frecuentes quejas a terceros (“X no me comprende”, “Y es un egoísta y se aprovecha de mi”…)

Sus Patrones de pensamiento:

  • Consideran que así evitan molestar u ofender a los demás, su forma de verlo es que prefieren ser ellas las que se “sacrifiquen” para evitar el sufrimiento de los demás:
  • “Lo que yo sienta, piense o desee, no importa. Importa lo que tú sientas, pienses o desees”.
  • “Es necesario ser querido y apreciado por todo el mundo”.
  • Tienen una sensación constante de ser incomprendidos, manipulados, no tenidos en cuenta…

Sentimientos/emociones:

  • Mucha energía mental, poca externa/ frecuentes sentimientos de culpabilidad / baja autoestima/ deshonestidad emocional (pueden sentirse agresivos, hostiles, etc. pero no lo manifiestan y, a veces, no lo reconocen ni ante sí mismos)/ ansiedad / frustración.

Este tipo de conductas tiene unas lógicas repercusiones en las personas que les rodean, el ambiente en el que se
suelen mover, etc. estas son las principales consecuencias que, a la larga, tiene la conducta pasiva en la persona que
la realiza.

  •   Pérdida de autoestima
  •   Pérdida del aprecio de las demás personas (a veces)
  •   Falta de respeto de los demás

La persona pasiva hace sentirse a los demás culpables o superiores: depende de cómo sea el otro, tendrá la constante sensación de estar en deuda con la pasiva (“es que es tan buena…”), o se sentirá superior a el/ella y con capacidad de “aprovecharse” de su “bondad”.
Presentan a veces problemas somáticos (es una forma de manifestar las grandes tensiones que sufren por no exteriorizar su opinión ni sus preferencias).

Otras veces, estas personas tienen repentinos estallidos desmesurados de agresividad. Estos estallidos suelen ser bastante incontrolados, ya que son fruto de una acumulación de tensiones y hostilidad y no son manifestados con habilidad social.

La persona no asertiva (AGRESIVA)

Defiende en exceso los derechos e intereses personales, sin tener en cuenta los de los demás: a veces, no los tiene realmente en cuenta, otras, carece de habilidades para afrontar ciertas situaciones.

En definitiva, se sitúan al lado opuesto del continuo, es decir, son las personas que pisotean los derechos de los demás con el fin de proteger y quedar encima los suyos propios

Comportamiento externo

  • Volumen de voz elevado / a veces : habla poco fluida por ser demasiado precipitada/ habla tajante / interrupciones / utilización de insultos y amenazas
  • Contacto ocular retador / cara tensa / manos tensas / postura que invade el espacio del otro
  • Tendencia al contraataque.

Patrones de pensamiento:

  • “Ahora sólo yo importo. Lo que tú pienses o sientas no me interesa”
  • Piensan que si no se comportan de esta forma, son excesivamente vulnerables
  • Lo sitúan todo en términos de ganar-perder
  • Pueden darse las creencias: “Hay gente mala y vil que merece ser castigada” y/o
    “es horrible que las cosas no salgan como a mí me gustaría que saliesen”

Emociones/Sentimientos:

  • Ansiedad creciente
  • Soledad/ sensación de incomprensión / culpa / frustración
  • Baja autoestima (si no, no se defenderían tanto)
  • Sensación de falta de control
  • Enfado cada vez más constante y que se extiende a cada vez más personas y situaciones
  • Honestidad emocional: expresan lo que sienten y “ no engañan a nadie”

 

La persona asertiva

La persona asertiva conoce sus propios derechos y los defienden, respetando a los demás, es decir, no va a “ganar”, sino a “llegar a un acuerdo”.

Comportamiento externo:

  • Habla fluida / seguridad / ni bloqueos ni muletillas / contacto ocular directo, pero no desafiante / relajación corporal / comodidad postural
  • Expresión de sentimientos tanto positivos como negativos / defensa sin agresión /honestidad / capacidad de hablar de propios gustos e intereses / capacidad de discrepar abiertamente / capacidad de pedir aclaraciones / decir “no” /saber aceptar errores.

Patrones de pensamiento:

  • Conocen y creen en unos derechos para sí y para los demás
  • Sus convicciones son en su mayoría “racionales”

Sentimientos/emociones:

  • Buena autoestima / no se sienten inferiores ni superiores a los demás /satisfacción en las relaciones / respeto por uno mismo
  • Sensación de control emocional

 

También en este caso, la conducta asertiva tendrá unas consecuencias en el entorno y la conducta de los demás:

  • Frenan o desarman a la persona que les ataque.
  • Aclaran equívocos.
  • Los demás se sienten respetados y valorados.
  • La persona asertiva suele ser considerada “buena”, pero no “tonta”.

Por supuesto, nadie es puro no-asertivo, ni siquiera asertivo.

Las personas tenemos tendencias hacia alguna de estas conductas, más o menos acentuadas, pero no existen los “tipos puros”.

Por lo mismo, podemos exhibir algunas de las conductas descritas en ciertas situaciones que nos causan dificultades, mientras que en otras podemos reaccionar de forma completamente diferente.

Este es uno de los trabajos casi seguros en consulta con prácticamente todos los pacientes, carecer de esta habilidad produce multitud de desencadenante que afectan a nuestra felicidad y a nuestro bienestar psicológico

¿En que parte del continuo te encuentras?

 

 

 

error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida