SISTEMA INMUNOLÓGICO
Más defensas: el sistema inmunológico se
resiente en un cuerpo en tensión, la meditación estimula la producción de
glóbulos blancos, aumenta la eficacia de las células del sistema y ayuda a protegernos
contra enfermedades como la artritis y las alergias. El proceso de curación
funciona mejor cuando el cuerpo está relajado así que la recuperación tras una
operación es más rápida en personas que la practican.
SISTEMA NERVIOSO:
Mayor equilibrio:
desarrollamos la capacidad de concentración más poderosa y reduce el riesgo de
depresión. Aumenta los niveles de confianza y calma significativamente la
ansiedad. El sistema límbico se equilibra y disminuye la producción de las
hormonas relacionadas con la tensión. Respiración, fluidos corporales e
impulsos nerviosos fluyen con mayor libertad

 

SALUD GENERAL:
Beneficio integral:
pone todo el cuerpo en armonía. Resulta especialmente eficaz en casos de
insomnio, migraña, asma, dolores crónicos, hipertensión, diversos tipos de
alergias, diversos tipos de alergias, diversos desórdenes psicosomáticos de la
piel y dolor muscular
SISTEMA CARDIOVASCULAR:
Corazón feliz:
Propicia un ritmo cardiaco más lento y una frecuencia respiratoria más baja.
Reduce los niveles de colesterol. Ayuda a controlar la presión arterial y al
aflojar la tensión muscular vuelve el cuerpo más flexible de modo que el
corazón no tenga que bombear tanto. Abre los conductos respiratorios y al
mejorar la circulación permite que el cuerpo se alimente mejor de los
nutrientes.
SISTEMA DIGESTIVO:
Torrente sanguíneo:
La gastritis y las úlceras son algunas de las dolencias relacionadas con el
estrés. Cuando estamos en tensión, el sistema digestivo se cierra y el torrente
sanguíneo se dirige a los grandes músculos responsables del reflejo lucha/huida
(un reflejo natural ante amenazas externas que dirige la sangre hacia las
extremidades). La meditación le da la vuelta a este proceso y el aparato
digestivo vuelve a funcionar correctamente.
¿0s animáis a practicarla?