A veces nos plantamos ante desafíos de la vida que surgen como momentos complicados  que  emborronan nuestra tranquilidad y  paz interior provocando una inestabilidad que en demasiadas ocasiones nos quita el sueño y puede llegar a producir una auténtica situación de parálisis y ansiedad.

Estos desafíos de la vida,  suelen presentarse cuando nos encontramos con dificultades que nos paralizan y nos impiden seguir con normalidad.

Recursos que pueden ayudarnos a encarar esos desafíos de la vida:

 

1. Las dificultades te permiten crecer:

Los retos son un viento que nos permiten volar como personas,  gracias a ellos podemos aprender de nuestros errores, buscar alternativas, ver nuevas vías de solución.

En la vida no has de buscar la tranquilidad de tu sofá estando libre de peligros, sino concentrarte en encontrar la fortaleza y el valor para afrontarlos de forma satisfactoria.

Piensa que sería demasiado aburrida si no tuviera esos momentos, no podríamos valorar los momentos de calma si no existieran estos torbellinos y francamente la vida sería mucho menos atractiva en tan amargosa rutina de tranquilidad.

 

2. Haz uso de tu poder de decisión:

Ante los desafíos de la vida, lo más importante no es actuar de forma correcta ni precisa.  No es tan importante la decisión que tomemos sino el hecho de tomarla con valentía, sin paralizarnos ni postergar infinitamente.

No se trata tampoco de correr a lo loco y simplemente actuar con lo primero que se nos venga a la cabeza, meditar ¡claro que si! eternizar la decisión a la espera de algo mejor que nunca llega ¡ni hablar!.

 

3. Avanzas gracias a los errores:

No debes olvidar que los errores pueden servir de guía en las siguientes decisiones.

La vida no es un único reto puntual sino más bien un proceso constante de toma de decisiones, a mayor dificultad en esa decisión, mayor es el aprendizaje que sacamos de ella, independientemente de si erramos o acertamos.

Sin estos puntos nuestro día a día seria monótono y aburrido y créeme que esto de por sí ya constituiría enormes desafíos de la vida difíciles de afrontar.

 

4.  Fíjate en tus recursos:

Te pongo un ejemplo: cuando un atleta se prepara para dar un salto, visualiza antes el salto perfercto y no las dificultades que tiene que atravesar hasta hacerlo.

Necesitas centrarte más en tus recursos de afrontamiento que en los obstáculos que puedas encontrarte, aunque también es necesario estudiar el proceso e ir valorando constantemente si  tienes nuevas necesidades para conseguir tus meta.

 

5. El secreto está en la acción:

Cuando, frente a un reto, pasas a la acción, la preocupación se transforma en ocupación y la energía que dedicabas a fantasear problemas se dirige ahora a buscar soluciones, es este el momento en el cual la ansiedad que presentábamos empieza a decrecer.

A veces solo se trata de trazar un plan de acción y llevarlo a cabo, otras es más complejo, pero en el momento en el que dejamos de preocuparnos para dejar paso a ocuparnos la solución está cada vez más cerca.

 

6. Evita la trampa de posponer:

Tienes que tener cuidado de no aficionarte al “mañana lo hago” pues puedes habituarte tanto a él que las tareas más importantes de tu vida se encuentren en un eterno limbo y luego es muy difícil salir de él.

 

7. Cuenta con tus emociones:

Ten en cuenta tus respuestas emocionales como elemento básico para el éxito. Solo si nos conocemos a nosotros mismos podremos corregir nuestras distorsiones personales, nuestros miedos, nuestras excusas…

En la fluidez de nuestra comunicación con ellas está la clave de nuestro éxito a la hora de solventar ese desafío que nos atasca.

 

8. Investiga:

No debes olvidar realizar un estudio concienzudo de los factores que están influyendo en el desafío. No temas consultar a otras personas, eso si, recuerda tener en cuenta que la última decisión ha de ser siempre la tuya.

Los “tu lo que tienes que hacer es…”, “si yo fuera tu…” etc. no favorecen en absoluto,  pero como de todo hay que sacar algo positivo si que podemos tener en cuenta que las experiencias pasadas de otras personas si te pueden ayudar a trazar TU PROPIO PLAN DE ACCIÓN.

 

9. Haz planes realistas:

Es algo que suelo repetir mucho a mis clientes, debes evitar fijarte una expectativa demasiado elevada, pues, a veces, es una forma encubierta de evitar afrontar los desafíos de la vida, ya que nos decimos “como no es posible llegar, no vale la pena ir”, además en caso de intentarlo y no conseguirlo solo va a hacer que  crezca  en ti un constante sentimiento de frustración.

“El valor no consiste simplemente en desnudar nuestro
pecho

temerariamente

ante el amenazante sable.

El valor es sufrir,

es sentir la herida y hacer creer al mundo

que aquello no nos afecta.

El valor no consiste simplemente en morir por una

causa,

pues morir no es sino abandonar.

El valor es sentir los implacables puñales

de lo cotidiano

y, a pesar de todo,

seguir viviendo”

¿Qué opinas de todo lo que te he contado?

Espero que con todas estas claves tengas más fácil la tarea de enfrentarte a esos desafíos que la vida se empeña en ponernos  por delante.

Recuerda suscribirte a mi lista y además de mantenerte informado de todas las novedades de De emociones y más, recibirás totalmente gratis mi ebook “autoestima: 10 claves para conquistarte”

 

error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida