Hoy vengo especialmente contenta, ¿porque? porque tengo una buena noticia para ti, si, ya no tienes excusa para seguir siendo pesimista, porque ¡puedes aprender a ser optimista!

Yaa, ya se que te vengo diciendo lo mismo desde hace casi 5 meses, incluso más, pero hoy es especial, hoy te quiero presentar el método que el Sr. Martin Séligman enseña en su libro “Aprenda Optimismo”, este método para ser optimista enseña a valorar el agua que contiene el vaso al que, en lugar de “medio lleno” vemos “medio vacio”.

Se trata de una técnica sencilla pero que requiere práctica, esfuerzo y paciencia si queremos obtener los resultados deseados. Obviamente este método para ser optimista no es una panacea, como todo lo que te cuento requiere de mucho trabajo personal y por supuesto que recuerdes que en deemocionesymas no hay fórmulas mágicas

En inglés se llama ABCDE, por los cinco pasos que lo componen:

  • Adversity

  • Beliefs

  • Consequieces

  • Disputations

  • Energization

Podemos emplearlo en cualquier momento en el que detectemos un pensamiento pesimista que parece poco realista o exagerado.

 

¿Traducimos al castellano este método para aprender a ser optimista?

1. Adversidad: 

Describe el error, fracaso o adversidad que ha desencadenado el pesimismo:

Me presenté al proceso de selección de un puesto de trabajo y me ha llamado para decirme que estoy fuera, ni siquiera he hecho la entrevista

2. Creencias

Toma nota de las creencias negativas que desencadena esta situación:

Seguro que mi curriculum les ha parecido una basura, no sirvo para nada, nunca voy a encontrar un trabajo decente porque todo el mundo está por encima de mis posibilidades

3. Consecuencias

Observa las consecuencias de tus creencias negativas:

Me siento humillada y hundida, jamás volveré a presentarme a un proceso de selección, me doy por vencida

4. Discusión interna

Discute contigo mismo de la misma forma en que lo harías con otra persona, es necesario que plantees un debate creativo y firme y que plantes cara a esas creencias:

Existe la posibilidad de que esté exagerando, a lo mejor no han sabido valorar mi curriculum o tal vez incluso se haya presentado tanta gente que ni siquiera lo hayan leído.

Tal vez simplemente no sea el puesto adecuado para mi, no puedo saberlo hace todo pero eso no quiere decir que no sepa hacer nada.

Seguro que, tarde o temprano, encontraré el puesto que busco, es solo cuestión de tiempo y de paciencia.

5. Energía

Toma conciencia de la energía que esta discusión interna ha liberado

Me siento más tranquilo y animado.

Tengo más esperaranza de encontrar mi camino, incluso ya he vuelto a iniciar la búsqueda de nuevas oportunidades de trabajo

 

El paso crítico de este método para aprender a ser optimista, es el de la discusión interna en el que tratas de superar, deshinchar o destituir tus creencias negativas.

Es fundamental percatarse de que los sentimientos casi siempre reaccionan ante las creencias y no ante los hechos. 

Por eso, el optimismo no puede ser “poco realista” o “ingenuo” sino todo lo contrario. No se trata de vivir en un mundo ficticio sino de sembrar dudas razonables respecto a creencias a menudo poco fundadas.

Te pongo como ejemplo las ideas pesimistas más radicales que, sin embargo se escuchan a menudo o que, alguna vez todos hemos tenido:

La vida es algo horrible, es mundo es un asco, la especie humana es despreciable

¿Son ciertas esas afirmaciones?método para aprender a ser optimista

Si nos fijamos en las guerras, los crímenes y las maldades que suelen configurar buena parte de los telediarios, puede parecer que si, pero si analizamos con espíritu crítico, son afirmaciones que se tambalean sin remedio.

En la vida hay alegrías, hay belleza, hay risa, hay placeres del cuerpo y del espíritu, hay bondad, cariño, sacrificio y solidaridad.

 

Séligman nos proporciona algunas pistas sobre cómo combatir nuestras propias creencias negativas

 

Busca el equilibrio

Se trata de buscar los puntos débiles de estas creencias, durante un ataque de pesimismo, solemos escoger las causas más generales, permanentes y destructivas:

“seguro que es un cáncer” en vez de  “será un bulto insignificante” o “soy un idiota” en lugar de “no estudié lo suficiente”

Tu objetivo debe ser buscar todas las alternativas posibles, aunque no te convenzan del todo, por lo menos sembrarás dudas razonables respecto a la interpretación más negativa.

Hay que tener en cuenta que, cuando nos ponemos cenizos, no escogemos la interpretación más negativa por ser la más creíble, sino porque es la peor de todas, nos centramos en ella y no vemos otras alternativas.

Pero en la práctica del optimismo no se trata de negar la interpretación más mala sino de equilibrarla con otras posibilidades.

 

Acepta la realidad

En algunos casos puede suceder que los hechos sean demasiado claros y no haya manera de negar el infortunio:

“efectivamente es cáncer”

En ese caso nos queda la táctica de minimizar las consecuencias. Tengo un lema personal para esto: ya tendré tiempo de pasarlo mal cuando me confirmen la mala noticia, mientras tanto voy a pensar que el lobo no es tan fiero como lo pintan:

Hoy día hay muchos tratamientos eficaces contra el cáncer y seguro que alguno se adapta a mi tipo concreto.

 

Reconoce tus virtudes

Pero no olvides que el pesimismo también afecta a los sucesos positivos. En estos casos, tendemos a interpretas estos hechos como aislados, puntuales, causales y específicos, vamos, que no forman parte de mi sino de las circunstancias concretas y externas en las que se producen:

Me hacen un cumplido  y mi pensamiento es “quieren quedar bien conmigo, no lo hacen porque yo lo merezca realmente”

En estos casos, debes tratar de buscar interpretaciones positivas que apunten a causas generales, permanentes y personales:

El cumplido me lo hacen porque lo creen realmente y porque refleja una virtud personal que tengo

Y aunque no nos creamos del todo estas interpretaciones, lo importante es equilibrar la tendencia a desvalorizar lo positivo.

Para fortalecer este “músculo del optimismo” pon en práctica el sistema ABCDE durante una semana cada vez que observes en ti una reacción pesimista, lo mejor es ponerlo por escrito pero lo dejo a tu elección.

Seguro que estas pensando “bah, seguro que esto no va a funcionar ” o “yo sería incapaz de usar un sistema como éste”. Si es así, es la señal mas clara de que te hace falta este cambio así que suscríbete y mantente al tanto de todas las novedades.

 

 

error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida