¿Te has fijado en que hay un tipo de personas que parece que comparten piso con sentimientos sombríos de tristeza, pesimismo y amargura?

 

Es como si esa posición les proporcionara comodidad y parece que se escudan en el mal de todo para no intentar ni dejar intentar nada, podríamos decir que el pesimismo es propio de desmotivadores natos.

 

La primera pregunta que se me viene a la cabeza cuando  trabajamos esta característica en consulta es si es el resultado de una acumulación de desgracias, mala suerte, decepciones, desengaños y fracasos a lo largo de toda una vida o si más bien se trata de algo voluntariamente elegido o aprendido.

 

Una posición ante uno mismo y los demás que responde a percepciones u opiniones tremendamente subjetivas y que con el paso del tiempo ocurren de forma automática.

¿Qué piensas tú sobre el pesimismo?

Seguro que conoces a alguien así, personas empeñadas en ver el lado negativo de todo, empeñados en hacernos ver que el mundo es un lugar horrible en el que no vale la pena nada porque todo acabará mal.

 

Es cierto que la época en que  vivimos invita casi a diario a preocuparnos y entristecernos, pero el pesimismo va mucho más allá,  un pesimista es un habilidoso en el arte de estropearse la vida a propósito, no basta con sufrir experiencias negativas
para ser un experto en este campo.

 

Para todos las experiencias desagradables tienden a retenernos en lo que pasó y a dificultarnos los pasos a dar para mejorar en nuestro presente y futuro, pero para la persona que vive en el pesimismo es indiferente como vayan las cosas realmente, siempre muestran una predisposición negativa.

Los momentos de felicidad los perciben con desconfianza  y los encubren hasta llegar a ocultarlos completamente.

 

Recuerdo a una paciente que acababa de aprobar unas oposiciones, lejos de alegrarse, su actitud era de preocupación y tristeza por tener que cambiar de hábitos o incluso tener que desplazarse a otra ciudad para ir a trabajar, al escucharla solo pude decir:

¿entonces para que te has preparado las oposiciones?.

 

Si lo que buscas es vivir desde el pesimismo…

instalado en la en la amargura y la infelicidad a continuación te presento una serie de pasos a seguir que seguro que te ayudan, aunque si eres pesimista seguro que ya los tienes en tu registro:

 

(Te planteo estas recomendaciones en un tono irónico con la intención de despertar la autocrítica  ante este tipo de pensamientos que nos invaden y determinan nuestra conducta hasta el punto de amargarnos la vida.)

 

  • Vive rodeado de problemas:

    Si consideras que no tienes bastante con los tuyos asume como propios los de los demás. Llena tu vida de complicaciones reales o ficticias, y concede gran importancia a todos los sucesos negativos.

 

  • La razón es tu tesoro, por encima de todo tiene que ser tuya:

     Todo es blanco o negro, y tu verdad es absoluta y única, no te plantees nada, no tengas dudas, rechaza de entrada lo que digan los demás, incluso cuando pueda aportarte algo positivo, si la idea o propuesta no es 100% tuya seguro que no merece la pena.

 

 

  • La obsesión, tu modo de vida:

    Busca en la profundidad de tu memoria el acontecimiento más negativo que tengas almacenado, conviértelo en un recuerdo imborrable y tráetelo a tu mente una y otra vez.

     

    Como cuando de pequeño el profesor se llevaba al niño más trasto de la clase a la fila de adelante para no perderlo de vista, pues tu igual, ahí sentadito en la parte principal de tus recuerdos, sin perderlo de vista ni un momento.

     

    Recréalo constantemente, grábalo a fuego hasta que solo vivas para pensar en ello, olvídate de las dificultades cotidianas, no merece la pena el intentar solventarlas porque mira lo que pasó, tu recuerdo imborrable vuelve a la carga, ahí donde debe estar ¡si señor!.

 

  • ¡Futuro, futuro, futuro!

    Para qué pensar en el presente, no merece la pena, ¿hacer algo que me guste? ¿hoy? ¿y si mañana necesito…..? no no no.

    Bórrarlo de tu mente, aplázalo porque no sabes lo que necesitarás mañana, torturarte pensando en todo lo negativo que podría ocurrirte mañana y si hoy te apetece darte un pequeño capricho recuerda:

     

    ¡No, más vale lo bueno conocido que lo malo por conocer! ¿un viaje en avión? y si tienes un accidente, o el idioma, las costumbres, la comida ¡dios mío la comida!, y si caes enfermo en ese lugar, y ¿económicamente? NOOO tal vez mañana estés enfermo y necesites ese dinero.

 

 

  • Jamás te perdones:

    Los seres humanos tenemos control absoluto sobre todas las acciones del universo, si cometes un error, tu eres el único responsable, es más, ni siquiera tienes derecho a equivocarte porque ya naciste sabiendo, eres la persona más torpe y horrible del mundo y no mereces ni tu propia compasión. (decir esto me ha dolido hasta siendo ironía).

 

 

Dejando a un lado el tono irónico, la psicología propone sistemas para trabajar este tipo de problemas.

 

Uno de los que más me entusiasma trabajar es la es la reestructuración cognitiva, se trata de una técnica cuyo objetivo es identificar, analizar y modificar las interpretaciones o pensamientos erróneos que los sujetos experimentan en determinadas situaciones o tienen acerca de otras personas.

 

Un pensamiento es un diálogo con nosotros mismos, que contiene afirmaciones sobre situaciones, circunstancias, temas y
personas.

 

Cada una de esas afirmaciones podemos clasificarlas en dos grandes grupos:

  • Los positivos, que nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos y tienden a crear emociones positivas y nos hacen sentirnos bien
  • Los negativos, que obstaculizan el logro de nuestros objetivos y generan emociones negativas que hacen que nos sintamos mal.

 

Cada uno de ellos puede ser a su vez racional (si se apoya en datos reales y objetivos) o irracional, si no cuentan con suficientes datos reales y objetivos en qué apoyarse o incluso se hallan en contradicción con la realidad.

A grandes rasgos, para favorecer la eliminación de los pensamientos negativos y con ello el pesimismo puedes:

 

  • Identifica los pensamientos que te hacen sentir mal en una situación determinada:

    Ser optimista no quiere decir enterrar la cabeza en la arena, ya que es importante evaluar de forma correcta para actuar de una manera adecuada y estar preparados para enfrentar lo que venga.

     

    Evaluar significa mirar los pros y los contras de cualquier circunstancia que implique preocupación por tu parte, el problema ocurre cuando solo les damos cabida a los contras.

     

    Por lo mismo, ante cualquier plan, proyecto o situación que se te presente, escucha tu voz interior para saber qué es lo que te estás diciendo.

     

    La señal que nos avisa que quizá sea conveniente identificar nuestros pensamientos es la percepción de estados emocionales negativos como ira, angustia, miedo, tristeza…

     

    Una vez identificados, debemos controlarlos, objetivarlos, anotarlos en un papel y, en la medida de lo posible, asociarlos a las circunstancias que los crearon, para después reflexionar sobre ellas.

 

 

  •  Reflexiona sobre la influencia que tus pensamientos o interpretaciones tienen sobre tus emociones y conductas

    Analizar estos pensamientos para ver hasta qué punto se corresponden con la realidad y en qué grado nos afectan.

     

    Pregúntate en qué te basas para opinar así y, sobre todo, si aún tomando en cuenta los hechos existe otra manera, más optimsta, de enfocar la situación.

    Ante el primer “Esto es demasiado difícil”, inyéctate de optimismo con un “Voy a dar lo mejor de mí. Como mínimo, aprenderé algo nuevo”.

 

  • Busca pensamientos alternativos a los que te hacen sentir mal.

    Los pensamientos alternativos deben ser más racionales y positivos. Ensaya todas las veces que puedas, hasta que se conviertan en un reflejo automático en ti, el pesimismo es un “habito” que cuesta abandonar.

 

A grandes rasgos en esto se basa la reestructuración cognitiva, obviamente es un trabajo arduo y difícil, requiere saber llegar al fondo de la cuestión de forma correcta y un gran proceso de “re-aprendizaje” por lo que requiere de un profesional que  guíe constantemente en esta tarea. Si estas interesado en deshacerte del pesimismo te invito a conocer mis métodos de trabajo

 

 

¿Quieres encontrar tu equilibrio emocional?

Minicurso equilibrio emocionalSuscríbete y recibirás una guía con los 5 pilares para conseguirlo

vuelta a la rutina

...

Vendedores de felicidad, vendehumos y charlatanes

...

Eliminando barreras, educando en la empatía (mi primer video)

...

Cómo conseguir alejarme de una relación destructiva

...

¿De donde sacar las fuerzas cuando ya no las encuentro?

...

Asertiva, agresiva o pasiva ¿qué tipo de persona eres?

...

Las 10 claves para conseguir una autoestima sana

...
error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida