Aunque quería dedicar el blog a temas encaminados al bienestar, creo necesario hablar de un tema horrible por los sufrimientos que ocasiona y por la epidemia de personas que lo sufren.

Merecen ser entendidos y ese es el objetivo de esta publicación,  mucha de la información está sacada de un libro llamado “hasta luego tristeza” de A. Roura

Un amigo te traiciona

y te sientes profundamente herido, pero aún te queda la fuerza necesaria para arrancar a los sentimientos una embestida: el rencor, la venganza, el odio o la esperanza de una reconciliación.

Un día conoces

el mal sabor que deja el fracaso, pero te queda el derecho a la renuncia o la fortaleza para empezar de nuevo. Algunas veces se siente miedo y se vence o se esquiva.

Otras la tristeza

viene y se instala dentro como un ingrato huésped; existen mil razones para estar triste y existe la tristezas sin que le asista razón alguna.
Saberlo ya es de por sí razonable, entonces cabe la posibilidad de buscar consuelo o de rehuirlo. En cualquier  caso, sabes que
la decisión te pertenece.

Sin rechazar estúpidamente el lado oscuro de la vida, todos tratamos de que se nos acerque con su rostro más amable, aunque se corre el riesgo de no conseguirlo, aceptarlo forma parte de las reglas de un juego que dibuja nuestras miserias y nuestras grandezas

Pero “existen cosas peores”, existe un miedo superior al miedo común, se trata de un enemigo muy poderoso, llega sin avisar y nunca se muestra cómo es.

Se sabe que está allí pero no se sabe qué es. Esta es una de las tragedias del deprimido.

Un médico puede certificar racionalmente, con una radiografía, pongamos por caso, que tienes la pierna rota y que no podrás andar en un tiempo pero:

¿A quién decirle que se te ha roto el alma? ¿A quién contarle que andas a tientas, fatigosamente, recogiendo sus pedazos? ¿Qué contestas cuando te preguntan qué te ocurre y si puede saberse? ¿A caso no puedes dejar de ser  tan egoísta y animarte, salir, tomarte un descanso, si es necesario, unas vacaciones? ¿No podrías poner algo de tu parte?
No, no se puede. De lo contrario no se padecería una depresión.

En un mundo en el que parece que sólo el racionalismo está en posesión de la verdad absoluta, caben pocas posibilidades de afirmar que existen cosas inexplicables. ¿Cómo explicar qué ocurre cuando llega la enfermedad? ¿Hay
alguna manera de contarlo?

Félix Grande escribe en 1985

“Todo lo que puedo decir es que me sobrepasa, que es más fuerte que yo, que es gigantesco y despiadado, y mudo: jamás me ha dado una razón que explique su comportamiento e incluso me decapita la serenidad necesaria para explicarme y a mí mismo la situación.Una vez dentro de ese pozo, ya no resta más que caer, descender gritando, mientras el abismo sube a destrozar nuestro cuerpo”

Exactamente eso es lo que ocurre, mientras sucede, nadie está allí para salvarte. Te parece estar en un desierto
abandonado.

Quienes te rodean recelan de tus sufrimientos. A la soledad angustiante que se apodera de ti hay que añadirle esa otra que te imponen quienes creen que, sin que te asista ninguna razón, tal vez por la necesidad de
llamar la atención, vives una crisis de pensamiento excesivo que vencerías a poco que pusieras algo de tu voluntad.

Hay que decirles que la depresión es la pérdida absoluta de la voluntad y cuando se vislumbra la posibilidad de poder recuperarla es porque ya estamos iniciando la recuperación.

Muchas de las personas que no han padecido esta enfermedad están convencidas de que sólo afecta a personas inmaduras, con poca personalidad, o de carácter frágil y versátil, caprichosas.

Este grave error enmascara una gran realidad, la depresión actúa de manera absolutamente indiscriminada.

“Los  sufrimientos del deprimido son terribles y no comparable a ninguna otra enfermedad”

Busca ayuda si estas en esta situación, los sufrimientos no van a irse solos, no te detengas a pensar que mañana te levantarás mejor, te ofrezco mi servicio de manera encarecida, no alimentes a este monstruo de sufrimientos ni un solo día más.

 

Imagen:morgueFile

error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida