Superar una ruptura es un trago dificil por el que todos hemos tenido que pasar alguna vez con mayor o menor fortuna.

¿Quien puede decir que no ha sufrido alguna vez por amor?

¿Que esperaba que el príncipe/princesa de su vida era esa persona que finalmente acabó saliendo rana?

 

Tal vez al cuestionarte esto te haya venido a la cabeza aquel amor de la adolescencia.

 

Aquella chica que conociste cuando te sacabas el carnet de conducir de la que caíste rendido por sus encantos y que cuando decidiste lanzarte te soltó que estaba comprometidisima.

O ese hombre que te dejó hace dos meses por causas que aun hoy te preguntas a todas horas sin encontrar una respuesta clara y muchas difusas.

O esa mujer con la que has compartido media vida y que de repente “dejó de sentir cosas por ti”

 

Fuera como fuera aquel amor, creo que nadie puede negar la evidencia de haber sufrido a lo largo de su historia algún desengaño amoroso y por supuesto el duro trabajo que le supuso superar una ruptura así.

 

Sin lugar a dudas, son parte de la vida, como otras muchas frustraciones.

 

Pero como toda vivencia negativa, lo positivo que podemos sacar de ellos es que nos dan experiencia sobre los demás y sobre nosotros mismos, nos ponen ante situaciones difíciles y superar estas situaciones nos ayuda a crecer y madurar personalmente.

 

Si los encaramos de manera sana, aprenderemos muchas lecciones sobre nosotros, sobre los demás y sobre las relaciones personales en sí, que nos servirán para construir nuevas relaciones más gratificante y plenas.

 

Al decir de manera sana, no me refiero a fácil, por supuesto que el sufrimiento, la tristeza y alguna que otra emoción negativa forman parte de ese enfrentamiento.

 

 

¿Se puede superar una ruptura huyendo?

 

El camino para superar un rechazo sentimental no es huir de él.

 

Con esta estrategia solo conseguimos no avanzar, quedarnos en esa pagina del libro de nuestra historia y no saber lo que pasa después, como mucho volveremos a repetir el proceso:

 

Volveremos a encontrar a otra persona y si se repite el desengaño seguiremos sin saber como seguir adelante, y seguiremos sin saber como superar una ruptura.

 

Volveremos a abandonar el libro en la misma página y así sucesivamente (seguro que conoces a alguien que siempre sufre por desengaños, que parece que siempre es víctima de la humanidad, de la mala suerte…)

 

Te propongo que para superar una ruptura lo mejor es seguir adelante, seguir leyendo el libro de tu vida y aprender que detrás del dolor viene la aceptación, la experiencia, el crecimiento; aprender a conocer nuestras reacciones en este tipo de situaciones “límite” en las que afortunadamente no nos vemos a menudo.

 

 

¿Estancarnos es la mejor forma de superar una ruptura?

 

También ocurre a veces que nos instalamos en ese dolor, sea por el motivo que sea, no es que huyamos de nuestro libro, sino directamente nos quedamos releyendo una y otra vez la misma página buscando soluciones que no hay o respuestas a preguntas inexistentes, el motivo puede tener razones infinitas:

Una relación larga.

Un final inesperado

Una traición “asumible” por tí, -al menos desde esta nebulosa de emociones confusas- pero no por el otro…

 

Este estancamiento suele traducirse en consulta en expresiones como: le perdonaría todo solo por estar como antes, si me lo pide le daría una oportunidad, no veo mi vida sin el/ella…

 

Ante esto solo me queda decirte: ¡Se realista! Si uno de los dos no quiere mantener la relación probablemente no iba por buen camino, por mucho que tu solo quieras arreglar, si el otro no está dispuesto, no hay más que hacer ahí.

 

Estás idealizando aquello que tenías y volver atrás nunca es crecer si los dos no estáis dispuestos a reconocer vuestros errores e intentar poner solución a ellos.

 

¿Cual es el camino correcto para superar una ruptura?

 

Cuando en consulta se da una situación de este tipo siempre pongo el mismo ejemplo:

 

Imagina por un momento que estas iniciando un paseo por una pista de tierra junto a otra persona, conforme avanzas en e, os encontrais curvas, baches, bifurcaciones… (recuerda que es un camino, no una autopista).

 

Cada bache es un problema en vuestra relación, cada bifurcación una decisión importante.

 

Ambos debéis estar compenetrados a la hora de enfrentaros a esas dificultades, la opción sencilla es saltar esos baches, pero si echais la vista atrás probablemente os encontreis un camino intransitable y perdido.

 

Si por el contrario pusiérais un poco de tierra en cada bache tardaríais más en recorrerlo pero volver la vista atrás no será un problema porque todo estará llano.

Extrapolemos esto, si nosotros saltamos un problema en vez de atajarlo, en el siguiente volveremos la vista atrás y ya no habrá un problema, sino dos, y en el siguiente tres y siempre tendremos razones para discutir por ellos porque nunca se resolvieron, como el camino lleno de baches.

 

Sin embargo si cada problema se trata de frente y atajando de raíz, el siguiente será solo ese, no ese y el anterior.

 

Ahora intenta echar una vista atrás en tu camino con esa persona, si analizamos bien probablemente te darías cuenta de que no es tan idílica como ahora lo ves.

 

Una segunda oportunidad solo alojaría fantasmas del pasado, desconfianza de ambos en que las cosas salgan bien, reproches de problemas pasados sin posibilidad de solución.

 

En definitiva una espiral de malestar tanto para ti como para el otro, espiral de la que ahora mismo no eres consciente pero que cuando logres poner distancia verás de forma cristalina.

 

No es justo para nosotros alojarnos ahí, en el malestar, en los demonios, en la búsqueda del culpable.

 

Para superar una ruptura debemos reaccionar, remontar y tomar la filosofía de que hay momentos que son difíciles y que eso forma parte de la vida.

 

Debemos pensar que si nos toca pasar por una situación así, lo satisfactorio es el aprendizaje que queda, tener la entereza de vivirlo dignamente, no engancharnos en culpar al otro ni sentirnos víctimas.

 

Somos personas autónomas y siempre tenemos margen para actuar.

 

La enseñanza principal debe ser aprender de las situaciones para no repetirlas y la única manera de hacerlo es equivocándonos una, diez y todas las veces que sean necesarias.

 

Pero si ante el desengaño nos culpamos y nos enfadamos con nosotros mismos, no podremos aprender, darnos cuenta de como son las cosas y aceptar que la vida nos pone ante situaciones difíciles para crecer.

 

Si estás en esta situación:

  • Date permiso para llorar

 

 

 

  • Acepta este desengaño como parte de tu experiencia, respira y confía en que si las cosas salieron así, y tú eres capaz de tomarlo como una oportunidad para aprender.

 

  • Quiereté primero y ante todo a ti, eres el amor de tu vida, nadie más debe ocupar ese lugar que te corresponde a ti.

 

  • No pienses que nunca habrá una persona igual, es cierto, pero sí hay personas diferentes, debe haber otro amor diferente, más adaptado a ti, una nueva oportunidad para no caer en determinados errores.

 

¿Quieres encontrar tu equilibrio emocional?

Minicurso equilibrio emocionalSuscríbete y recibirás una guía con los 5 pilares para conseguirlo

Como crear control mental para ordenar tu vida

...

10 Trampas de pensamiento que te amargan la existencia

...

17 razones por las que tu relación de pareja está en crisis constante

...

Las mejores técnicas para “decir que no”

...

¿Eres del 20% de la población altamente sensible?

...

50 cosas sobre mi

...

¿Vas al psicólogo? ¡Pero si eso es cosa de locos!

...
error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida