A día 31 de agosto no podemos hablar de otra cosa que no este relacionada con la vuelta a la normalidad, pero hay muchas formas de enfocar esta entrada, podemos hacerlo hablando del “sindrome postvacacional” pero seria ahondar en la herida y como sabéis, en De emociones y más enfocamos hacia el otro lado, hacia la orilla positiva así que hablaremos de los aspectos positivos que suponen la vuelta a la rutina.
Septiembre es un momento ideal para encarar un nuevo punto de partida: volvemos con las pilas cargadas y es por tanto un momento especial, donde nos encontramos plenos de energía, es un momento idóneo para plantearnos nuevas metas tanto personales como laborales.
Obviamente estas metas o nuevos proyectos deben ser realistas y claras, es decir, no basta con decirnos a nosotros mismos “voy a tomarme la vida con mas calma”, “no voy a enfadarme tanto” “voy a organizarme mejor” o “voy a hacer algo de deporte” si no me tomo un tiempo para planificar el ¿COMO LO VOY A HACER?
Otro aspecto positivo es la vuelta a la normalidad nutricional, realmente es un punto muy importante ya que el verano está repleto de excesos y una mala alimentación de forma prolongada puede afectar a nuestra salud tanto física como psicológica, con hábitos saludables la vuelta a la normalidad es mas sencilla y nos sentiremos mucho mas motivados a empezar de nuevo, por tanto esta podría ser una de esas metas u objetivos para el nuevo curso que empezamos.
También es muy positivo el dejar de tener tanto tiempo libre, se que suena raro pero lo cierto es que una vez descansados y recargados el no tener nada que hacer lleva al aburrimiento y no hay nada peor que una cabeza aburrida, esto solo invita a malos pensamientos ya sean camuflados de tristeza o de enfado hacia nosotros mismos o hacia los demás, si a esto añadimos que durante esta época pasamos mucho más tiempo junto a nuestros familiares, lo que puede llevarnos a mas roces… la bomba de relojería esta activada (seguro que habéis oído alguna vez eso de que la tasa de divorcios es más alta después de las vacaciones).
¿Como lo hacemos para que el salto a la normalidad sea lo menos brusco posible?
– Dedicar un tiempo, días antes del regreso, a escribir una lista de las actividades pendientes, tanto en casa como en el trabajo, seria algo así como un “tiempo puente” entre el disfrute y la vuelta.
-una vez en casa no intentar resolverlo todo a la prisa y a la carrera, se trata de que jerarquicemos las tareas desde la llegada para resolver las mas urgentes primero.
– Abordar antes los temas más agradables para mejorar la conexión con la rutina y establecer de nuevo el ritmo.
– Planificarnos una cantidad razonable de metas, es importante tener tiempo para posibles imprevistos y no sobrecargarnos excesivamente para tener sensación de productividad, así que no seáis exagerados
– Recordad que estos primeros días vuestra capacidad de concentración estará mermada y que ir más lentos es algo completamente normal.
 dey+-4

 

Ánimo con vuestra vuelta a cole particular.
error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida