Pregúntate quien eres

Puede resultarte increíble pero responder  quien eres es tremendamente complicado para muchas personas, siempre suelo hacerla a mis pacientes. La respuesta:

                – ¿Sabrías decirme quien eres?

-…………………………….. no se que responder a eso

Es curioso que ocurra esto, resulta que pasamos con nosotros mismos absolutamente todo el tiempo de nuestra vida y a pesar de eso, responder a esta simple cuestión se convierte en una tarea complicada, tanto que a veces ni siquiera tiene respuesta.

 

Es curioso pero tiene su sentido:

Nos pasamos la vida conociendo a gente, rodeados de normas sociales que nos dicen como comportarnos en función de las circunstancias y de la persona que tengamos en frente.

Nos pasamos la vida rodeados de “escenarios” en los que actuar como se supone que debe hacerse y al final lo que obtenemos es una “automatización” de respuestas en función de esos escenarios.

Si te paras a pensar en esto, tal y como vivimos hoy día,  la realidad es que no necesitas profundizar en ti, de hecho para muchos es mejor si no lo haces,  solo tienes que saber ajustarte a las normas sociales, a las tendencias, no pensar demasiado, ver mucha televisión y ya.

Con eso puedes pasar completamente desapercibido en el mundo actual, no necesitas sobresalir porque eso seria desentonar del resto y ser el “bicho raro” no es de agrado para nadie.

Espero que hayas captado mi ironía, pero lamentablemente este sentido que te he descrito es lo que le ocurre a muchas personas, incluso algunas viven “bien” así, pero esto no favorece a tu equilibrio emocional, al contrario, te anula como persona, te reprime.

Esa represión de tu verdadera esencia ocurre por el  desconocimiento de la misma y está enmascarada tras síntomas que te hacen ver tu vida como espectador y no como actor. Síntomas tales como ansiedad, confusión, miedo a enfrentarte a los problemas o a nuevas situaciones, inseguridad, tristeza, apatía, desesperanza o incluso odio a ti mismo o a los demás.

En definitiva te hablo de esa sensación de que los días pasan sin sentido para ti, como si todo te fuese ajeno, de esa sensación de vacío que no sabes ni como ni con qué rellenar

             -Vamos claro que sabes, claro que puedes decirme algo: Pregúntate ¿Quién soy?

-“Soy una persona vacía”

            -¿Vacía? ¿qué es eso exactamente?

– No lo se, es como si no sintiera nada, si todo me diese igual.

Créeme que son conversaciones reales y ocurren diariamente, se repiten constantemente en consulta, y todo esto sale de algo tan aparentemente sencillo como preguntarse  “¿quien soy?”.

 

 

¿Qué es ese vacío?

Tantas veces he oído esa palabra que te aseguro  que le tengo miedo.

No se si te lo he dicho alguna vez pero tengo la extraña “manía” de ver determinadas cosas en términos de colores e incluso de paisajes, bien pues para mi ese vacío es un paisaje gris y desolador, algo parecido a los escenarios de “Sleep Hollow”, en ocasiones negro, rodeado de niebla que impide ver con claridad a dos palmos de las narices.

Y ese panorama, esa desoladora realidad ocurre porque la persona que se siente así es incapaz de ver nada que le produzca satisfacción, su “paisaje” solo esta rodeado de tristeza e inactividad, y por supuesto de una nula motivación y esperanza para ver que ese vacío puede rellenarse.

 

¿Como evitar esa sensación de vacío?

Te lo he dicho muchas veces, tu eres el único responsable de tu felicidad.

Es necesario que te convenzas de esta responsabilidad para iniciar tu trabajo, para saber que las expectativas que tienes con respecto a cosas o personas ajenas a ti no son el sustento de esa felicidad.

Responder a la pregunta que hoy te lanzo es la base para construir la vida que deseas, para luchar por las metas que te plantees pero ¿puedes plantearte metas si no sabes quien eres? ¿si no sabes de lo que eres capaz de conseguir o no? ¿si no sabes lo que quieres para tu vida en términos claros y concisos?

Saber quien eres implica saber no solo tus características de personalidad sino tus virtudes y tus defectos, lo que te gustaría potenciar y lo que te gustaría cambiar, implica conocer tus miedos y tus deseos, conocer tu forma de reaccionar de antemano ante dificultades que puedan plantearse en tu vida, es saber qué quieres en tu vida y trazar planes adecuados para conseguirlo.

Saber quien eres es la principal herramienta para ser el actor principal de tu vida.

Como ves voy muy enserio con nuestro propósito de 2016, no he perdido la fuerza y espero que tu tampoco, por si acaso te dejo alguna ayudita para mantener los propósitos.

Tengo la ligera sensación de que no esperabas que la respuesta a la pregunta que te lanzaba al principio fuese tan importante, por eso te planteo un ejercicio

 

¿Sabias decirme quien eres?

Estaré encantada de recibir tu respuesta en comentarios o por email, si aun no estas suscrito recuerda hacerlo y recibirás totalmente gratis mi ebook: “Autoestima: 10 claves para conquistarte”

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres encontrar tu equilibrio emocional?

Minicurso equilibrio emocionalSuscríbete y recibirás una guía con los 5 pilares para conseguirlo

Los 10 pilares para construir tu felicidad en 2016

...

Aprende a activar tu alarma anti-personas tóxicas

...

Cómo comunicarte bien: 6 claves para entenderte con los demás

...

Solución de problemas: La guía definitiva

...

Psicodosis de autoestima

...

Propósitos de año nuevo: ¿cómo mantenerlos?

...

Todo lo que necesitas para mirar la vida desde el lado positivo

...
error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida