Hoy tienes por delante un post diferente a lo que te tengo acostumbrado, tal vez me digas que no te interesa para nada pero me apetecia contarte el cambio que he decidido introducir en mi vida.

 

Lo veo como un experimento para confirmar o desmentir en mi propia piel lo que supone introducir un cambio de hábitos saludables.

 

Ya te he contado alguna vez que desde hace varios años vivo presa del estado de ánimo de mi aparato digestivo. A veces me siento como una espectadora externa que observa sin poder actuar a que su caprichoso malestar cese lo antes posible.

 

Hace unos dias tuve la revisión anual con el médico de aparato digestivo y salí un poco tristona de la consulta, la analitica vuelve a estar descontroladilla y me ha pedido nuevas pruebas para dentro de dos meses.

 

 

Se que cada uno de nosotros tenemos un punto debil, incluso varios, sin lugar a dudas el mio se concentra en ese punto del estómago que se empeña en amargarme la existencia cada vez que le da la gana.

 

En este tiempo he aprendido muchas cosas a cerca del aparato digestivo, también a cerca de la relación entre este y el sistema nervioso y he descubierto un universo en eso del sistema nervioso entérico al que conocí en la facultad y recien ahora estoy empezando a prestarle atención.

 

¿Por qué ahora?

 

Buena pregunta, es muy frustrante cuando los médicos no encuentran la causa de tu malestar, lo “fácil” es culpar a “los nervios” y esa es la situación en la que me he encontrado durante mucho tiempo.

 

Tanto que para mi esa frase de “lo que te pasa es que tienes los nervios cogidos al estómago” era motivo de enfado, ¿Los nervios? ¿qué es eso de los nervios? ¿ansiedad?

 

¡Háblame con propiedad a cerca de que es eso de los nervios y dime como soloucionarlo, no me digas esa frase como si con decirla el dolor fuera a desaparecer! o aun peor ¡como si las personas que sufren ansiedad no tuvieran remedio ni tratamiento efectivo para su mal!

 

Si, si, así como te lo digo, me enfadaba y mucho.

 

Pero es innegable que cuando me siento estresada, preocupada o agitada me afecta al aparato digestivo, creo que como a todos, tal vez algo más porque como te decía es mi punto debil.

 

Cuando me di cuenta de eso  comencé a prestarle atención al montón de neuronas que habitan en este enorme aparato y no solo a ellas, sino también a los órganos que lo forman y a todo lo relacionado con el aparato digestivo y el modo hacer que esté lo más saludable posible.

 

Dime qué y cómo lo comes y…. te diré como esta tu aparato digestivo

 

Con tooodas las pruebas que me han hecho estoy descubriendo en qué proceso de la digestion tengo más problemas, los alimentos prohibidos, los poco recomendables y los que se pueden comer solo en determinadas circustancias.

¿Un rollo?

Lo cierto es que este cambio al principio es un autentico coñazo, pero lo cierto es que es algo que engancha, es interesante conocer las etiquetas de lo que nos llevamos a la boca, también qué alimentos son beneficiosos para según que cosas, nuevos métodos de cocción, nuevos alimentos…

 

De modo que al final el tema de la cocina y la alimentación saludable se están convirtiendo en una especie de hobby al que me apetece prestarle más atención,  desde luego no voy a ser yo la que alimente a ese puñetero puntito amargante.

 

 

Como encontrar el equilibrio para conseguir esos cambios que quieres ver en tu vida

Minicurso equilibrio emocional

¿Qué pasa con eso del “corpore sano”?

Aquellos que piensan que no tienen tiempo para hacer ejercicio, tarde o temprano tendrán que tener tiempo para la enfermedad

Edward Stanley

Lo reconozco, nunca, pero nunca nunca me ha gustado hacer ejercicio, a excepción de caminar, el resto de esfuerzo físico me producia sarpullido.

De hecho en aquel tiempo en el que empezó todo esto del estómago, hasta andar me producia dolor.

Pues hace un año decidí apuntarme al gimnasio, pero de verdad, no como en otras ocasiones en las que me apuntaba y solo me presentaba un día o dos y se acabó. Esta vez le cogí el gustillo y me sentí tremendamente bien.

La pena es que con el cambio de centro de trabajo y de horario no puedo ir o bueno… no saco el momento

¿Qué he notado desde que dejé el gimnasio?

Pues muchas cosas y ninguna buena:

  • Me siento más cansada
  • Tengo muchísimas contracturas en la espalda
  • Obviamente tengo menos masa muscular
  • Me enfado más facilmente, te parecerá raro pero es como si no gastar esa energia que me sobra se catalizara de ese modo
  • Me duele más la cabeza…

 

Como ves tengo bastantes motivos para realizar un cambio en mi vida, tengo los motivos y tengo clara la meta, quiero mimar a mi aparato digestivo, quiero que desaparezca ese malestar definitivamente, quiero regular la analítica de una vez por todas y quiero sentirme bien.

 

Al fin y al cabo tengo 31 años y no quiero que mi cuerpo responda de esta manera tan “quejicosa” así que voy a ponerme manos a la obra para ver si eso de “mens sana in corpore sano” es algo refutable o realmente es así.

 

De modo que voy a introducir en mi vida una serie de hábitos para hacer de mi mente y de mi cuerpo un lugar mucho más saludable y positivo.

 

¿ Te apuntas a mi experimento?

 

 

Claves del cambio que quiero ver en mi

 

1#. Levantarme temprano

 

Eso de madrugar siempre me ha sentado fatal, esos minutitos en la cama despues de que suena el despertador son sagrados para mi, digamos que soy como un coche de gasolina, necesito un poquito de tiempo hasta que me pongo en acción por la mañana.

 

Por desgracia ese tiempo que necesito hace que empiece el día a toda prisa y que mi organismo se active de forma apresurada e inadecuada, al final acabo desayunando rápido y mal. Me acelero demasiado y voy con esa presión de no llegar siempre.

 

De modo que he decidido levantarme una hora antes.

 

¿Qué gano con eso?

  • Podré realizar ejercicios para eliminar tensión, comenzar el día con yoga y relajación es un sueño que muy pocas veces he sido capaz de realizar, sin lugar a dudas es algo que deseo.
  • Preparar un desayuno saludable y comerlo de forma calmada, este es el secreto principal para que mi estomago “tontico” esté contento.
  • Conducir tranquila hasta el trabajo, siempre voy con la hora pegada y eso es una fuente de tensión que me vendrá genial eliminar.

 

 

2#. Ser más previsora

 

Siempre he deseado ser de esas personas que dejan la ropa y el maletin preparados la noche de antes, es algo aparentemente sencillo pero no puedo, no se que me pasa que no soy capaz.

 

Al final del dia acabo tan agotada que lo ultimo que me apetece es ponerme a ver que me pongo el día siguiente.

 

El problema es que este año la cosa se complica y aprovechando que va a ocurrir pues es el momento adecuado para conseguir añadir este hábito a mi vida.

 

Verás:  ¡ayer mi peque empezó el cole!

 

Además de sentir pena/alegrila por lo mayor que se está haciendo mi niño, lo cierto es que el trabajo se complica un poco: también hay que organizar su mochilita y su ropa así que: ¿qué mejor que hacerlo la noche de antes?

 

 

3#. Sonreir más

 

Siempre que pienso en esto de sonreir recuerdo la misma frase:

 

“No debes tomarte la vida tan en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella”

 

Vale, vale, reconozco que este hábito lleva ya un tiempo en mi vida, un año exactamente, el mismo tiempo que hace que decidí vivir la vida desde el lado positivo y relativizar todo lo relativizable, de modo que he decidido sonreirle a la vida para que la vida me devuelva la sonrisa y no al contrario.

 

Este hábito responde a una filosofia: “se el cambio que quieres ver en el mundo” y es que tal vez vivimos presos de la parálisis, una parálisis que implica que sean los demás los que den el primer paso y luego lo daré yo.

 

Eso supone que si el otro no es amable yo tampoco lo seré, que si el otro es mala persona conmigo yo responderé igual, que si el otro no actúa yo tampoco actuaré. No se que te parecerá a ti pero a mi esto me huele a disolución de responsabilidad social.

 

Por eso quiero preguntarte ¿porqué no ser el primero que actue? en definitiva ¿porqué no empezar a vivir la vida desde el lado positivo?

 

 

4#. Creer más en mi

 

Pues sí, aunque no lo creas hay ciertos fantasmas que me resultan difíciles de herradicar, creo que todos tenemos complejos, límites que a priori nos resultan infranqueables.

 

Esos límites son fruto de nuestro lenguaje interno, ese que puede llevarnos al cielo o al infierno en función de su tono, he decidido trabajar y actuar sobre mi lenguaje interno, concederme la licencia de intentarlo antes de creer que no es posible.

 

 

5#. Cuidar mi alimentación

 

El umbral de alimentos tolerables para mi es bastante más bajito de lo que me gustaría, por eso acabo callendo en la rutina y al final sucumbo a tentaciones que me pasan factura de forma casi inmediata.

 

Desde esta última revisión con el especialista de digestivos he dado un cambio en este aspecto, estoy formandome en alimentación saludable. conociendo nuevos alimentos, he conocido blogers e instagramers que me están dando un montón de ideas además de un chute increible de motivación.

 

 

 

6# Practicar ejercicio

 

El problema que he tenido estos meses es que no he sabido adaptar mi tiempo libre a todo lo que pretendia hacer, por tanto acabas por eliminar lo que en principio parece menos importante.

 

Una vez adaptada al nuevo centro, al nuevo horario y sobre todo una vez pasada la locura del verano ya he encontrado la forma de ordenar todas esas actividades y entre ellas está el practicar ejercicio diariamente.

 

Sinceramente es algo que he hechado mucho de menos.

 

 

7#. Hacer lo que amo y amar lo que hago

 

Esta es una de las banderas de mi vida, sin embargo hay un aspecto en el que me siento insegura:

 

Te parecerá curioso pero aun hay mucha gente que me dice que el tema del blog es una tontería, incluso a veces me siento avergonzada de decir que tengo un blog, parece como cosa de adolescentes.

 

Desde luego la mayoria de las personas que piensan de ese modo no están al tanto de como ha evolucionado el concepto online.

 

Me encanta hacer esto, escribir cada semana y ayudar a personas que por el motivo que sea no pueden o no quieren acudir a la consulta de un psicólogo, me enamora cada uno de los emails que recibo, cada uno de tus comentarios, con ello siento lo importante de todo esto.

 

Adoro este espacio y desde luego espero hacerlo crecer con tu ayuda.

 

Ya se que quizá ha quedado un post excesivamente personal, no obstante me gustaría que lo tomaras como un ejemplo de planteamiento vital, es decir, podrías probar a estudiar cuales son las claves del cambio que quieres ver en tu vida.

 

Me encantaría que me lo contaras en el espacio reservado para comentarios

 

¿Quieres encontrar tu equilibrio emocional?

Minicurso equilibrio emocionalSuscríbete y recibirás una guía con los 5 pilares para conseguirlo

Quiero hablar contigo

 

 

 

error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida