Hoy atajamos un tipo de comunicación ineficaz:

¿Has visto alguna vez un debate político? De esos que siempre hay justo antes de las elecciones, de esos en los que los candidatos entablan una “conversación” en la que todas las partes opinan y dan respuesta a una serie de problemas que se plantean. ¿Sabes de lo que hablo verdad?

Si te fijas, estos debates dan como resultado un “NADA ABSOLUTO”, es decir, los candidatos dan sus opiniones sobre las cuestiones que se plantean pero realmente no llegan a conclusiones, cada uno se va con las mismas ideas que tenia en un principio y los espectadores se quedan con la sensación de que su candidato ha sido el más elocuente y resolutivo, en definitiva, “NADA ABSOLUTO”

Este tipo de comunicación no solo se da en estos debates, de hecho es más común de lo que pensamos, si no me crees, párate a pensar en la forma de comunicarte que tienes con tu pareja cuando discutís: ambos estais posicionado en vuestro discurso y solo os limitais a pronunciarlo, como el otro hace lo mismo no hay otra opción que subir la voz e incluso mostrarte sulfurado, molesto e incluso violento con la intención de que el otro te escuche, pero esto no ocurre, y no ocurre por una razón, vuestra comunicación es paralela,  solo habláis pero ninguno de los dos recibe nada.

 

lineas paralelas

 

Si te fijas en la imagen, tu mensaje  es la primera linea, el de tu pareja la segunda

¿Qué está ocurriendo?

Sencillo, vuestro mensaje se está perdiendo en el vacío, pasa delante de vuestras narices pero no lo cogeis porque cada uno está enfrascado en el suyo propio en vez de escuchar al del otro.

¿Qué implicaciones lleva esto?

Obviamente un problema grave de comunicación, parece que os comunicáis porque de vuestra boca salen palabras constantemente pero la realidad es que es un esfuerzo nulo. Quizá encontrar ese problema de comunicación sea más complicado que en los casos en los que directamente no se pronuncian palabras (que es algo más evidente) pero lo cierto es que el problema está ya que, por muchas que sean,  son palabras lanzadas al vacío.

Además de ese esfuerzo nulo otra implicación seria es la de no conseguir solucionar ningún problema que se trate con este tipo de comunicación, el fin último de una discusión debe ser alcanzar un acuerdo, una conclusión que sirva para mejorar la relación y que el motivo que la ha originado no vuelva a hacerlo, con este tipo de comunicación no se llega a esa conclusión común porque no se escucha a la otra parte.

Con la no consecución de acuerdos va implícito el hecho de que la relación no funcione correctamente, las discusiones son frecuentes, el mal ambiente es notable y de este modo surge un circulo vicioso retroalimentado por este problema de comunicación.

¿Como puedes solucionarlo?

Hay tres aspectos clave para acabar con la comunicación paralela

  1. La escucha activa: consiste en escuchar al otro prestándole atención, haciendo un esfuerzo real por dejar tu mensaje en un segundo plano hasta haber entendido el que tu pareja está lanzando.
  2. Practica la empatía: como sabes es una habilidad que consiste en ponerse en el lugar de la otra persona, intenta ponerte en sus zapatos y entender los motivos por los que está lanzando ese mensaje
  3. Deja de enfrascarte en tu idea: repetir machaconamente tus argumentos no es una estrategia eficaz, abre tu mente y tus oídos a lo que te esta proponiendo desde la otra posición, tal vez descubras algo de lo que no eras consciente.

La idea es conseguir que esas dos lineas se encuentren en algún punto, esa sería vuestra conclusión y cuantos más puntos tengáis en común en esas lineas más efectiva es vuestra comunicación.

lineasindicio

Algunas claves para conseguir esa convergencia

  1. Buscar el momento oportuno para iniciar la discusión: parece de perogrullo pero la verdad es que cuando estamos enfadados, la liebre salta en cualquier situación e incluso en muchos casos delante de otras personas, esto no favorece para nada el buen fin de la conversación, avisa de tu intención de discutir sobre un tema y acordad el momento adecuando para hacerlo.
  2. No acumules, cuando algo te moleste de tu pareja atájalo cuanto antes, comunica tu malestar y los motivos por los que te sientes así. Una vez resuelto no lo guardes en tu mochila, dejadlo atrás y seguid vuestro camino.
  3. Aporta soluciones y no solo críticas, a veces en las discusiones nos enfrascamos en “tirar por cara” sin intentar llegar a ninguna solución, si tienes alguna idea de como solucionar el problema en concreto apórtala cuanto antes.
  4. Ten claro el fin último de una discusión: aportar soluciones, conocer más a tu pareja y fortalecer la relación, no se trata de ver quien tiene razón o quien gana, se trata de que los dos saquéis algo en claro y de que los dos ganéis con este mal rato. Recuerda que sois un equipo.

 

Una estrategia que puede ayudar en esta tarea es la de establecer turnos, es una estrategia bastante desesperante porque requiere del autocontrol suficiente para respetar ese turno, e incluso la conversación puede tensarse más por culpa de esa falta de autocontrol, pero en el caso de conseguirlo puede ayudarte a escuchar y entender mejor, a refinar y cambiar tus argumentos y a empalizar mejor con tu pareja.

Consiste simplemente en acordar de antemano el tiempo que tiene cada uno para relatar sus argumentos, mientras uno habla el otro está en la obligación de escuchar activamente, cuando ese tiempo termina los papeles se cambian. Las reglas deben estar claras desde el inicio y debe haber un compromiso mutuo de que estas van a cumplirse. Es necesario utilizar el tiempo de respuesta para escuchar desde la óptica de la solución y no desde la de “yo tengo razón y tu estas equivocado”. Te recuerdo que la idea es que vuestros mensajes lleguen a un punto común.

 

¿Qué te parece? ¿te has sentido identificado con el concepto de comunicación paralela? Si es así invita a tu pareja a leer el post y emprended cuanto antes el camino a la convergencia. En la mayoría de consultas de pareja el problema suele radicar en la comunicación ineficaz.

 

Recuerda suscribirte y obtendrás mi ebook “autoestima: 10 claves para conquistarte” totalmente gratis

 

 

error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida