Ya te he contado  lo complicado que era eso de hacer una crítica, pero seamos sinceros, normalmente recibirla lo es todavía más, así que en este post te contaré algunas técnicas para recibir críticas asertivamente.

Cuando la hacemos, podemos elegir el momento, utilizar estrategias para controlar nuestras emociones e incluso prepararla con antelación. Todo esto es imposible cuando la recibimos, y más aun si añadimos el extra que suele acompañarla: aparecer en el peor momento.

Existen varias formas automáticas de reaccionar ante las críticas que más que ayudarnos, complican nuestras relaciones sociales, estas son las formas de

COMO NO HACERLO:

La primera es contraatacar: hay personas que con solo oír una palabra que mínimamente relacione con una crítica o que interprete como una descalificación reacciona criticando o descalificando aun más al emisor y ya que se pone, lo hace con mayor dureza.

¿El resultado? pues un probable bucle creciente de discusión y enfado que no aporta nada  positivo, con lo cual, crítica perdida en el vacío, experiencia no adquirida y mal ambiente futuro con la persona que atrevió a hacer semejante sacrilegio.

Un segundo automatismo inadecuado es negar frontalmente la crítica, independientemente de si estamos de acuerdo o no.

Claro teniendo en cuenta esa carga que me autoimpongo de: yo debería aparecer perfecto y brillante ante los demás y jamás cometer errores. ¿como voy a equivocarme yo? Por favor, si sueles reaccionar así frente las críticas, sé consciente de cómo esta estrategia tampoco hace que tus relaciones interpersonales sean la alegría de la huerta.
Una tercera manera demasiado corriente de afrontar una crítica, es aceptarla sin más, sin ni siquiera analizar si estas de acuerdo con ella, es más, interpretas el supuesto error como una muestra significativa de tu falta de valía, lo que te provoca rodearte de emociones negativas como la culpabilidad y la tristeza.

Cuando recibimos una crítica lo más importante es ralentizarnos, quitar el pie del acelerador.

Recuerda ese derecho asertivo básico que dice que todo el mundo tiene derecho ha hacer críticas, incluso a nosotros, y que si esa persona nos está expresando un sentimiento negativo, sus razones tendrá.

Si por el contrario eres de los que tienen esa primera emoción de culpabilidad y tristeza, intenta pensar que mientras no demuestres lo contrario, el contenido de la crítica que estas recibiendo expresa la opinión de la otra persona, pero no necesariamente la realidad objetiva.

¿TENEMOS ALGUNA ESTRATEGIA? Claro que si:

INTERROGACIÓN NEGATIVA o pedir aclaración sobre el contenido de la crítica.

En un alto porcentaje de críticas que recibas,  estará expresada de una forma ambigua, imprecisa o o utilizando descalificativos,

       Por ejemplo: No me gusta nada tu trabajo ,no hay quien te aguante últimamente ,o el informe del otro día era un desastre.

La interrogación negativa, expresada en preguntas como:

-¿qué es lo que no te ha gustado de mi trabajo?

-¿ a qué te refieres exactamente?

Obliga al emisor de la crítica a concretar que le disgusta de nuestro comportamiento o actuación.

Esto también nos permite ganar unos segundos preciosos, y mucho más importante, poder entender la naturaleza de la crítica que estamos recibiendo: saber si es una crítica bienintencionada o una crítica con objetivos deshonestos.

Una crítica deshonesta no se expresa con el objetivo de manifestar el malestar que se esta sufriendo y proponer un cambio, sino con el dudoso objetivo de molestar, humillar o castigar. Si el interlocutor tiene estas intenciones, al pedir que concrete su crítica se verá en aprietos.

Tan pronto como el emisor concrete la crítica, nuestro siguiente paso deberá ser la de decidir si estamos de acuerdo o no y contestar a partir de esa decisión.

 

– BANCO DE NIEBLA.

Consiste en mediante expresiones ambiguas, reconocer que algo de la crítica de la otra persona podría ser cierto.

En este sentido sería como correr una cortina de humo o niebla entre el interlocutor y nosotros mismos.

Por ejemplo, ante la crítica te han dejado un pelo horroroso, un banco de niebla podría ser: ya comprendo que a ti no te guste. 

Esta respuesta, al menos podría tener dos lecturas completamente distintas. La primera sería: si, tienes razón, me han dejado muy mal el pelo, y la segunda: comprendo que a ti no te guste mi peinado porque tus gustos y los míos no coinciden.

Al utilizar banco de niebla es muy importante controlar las variables paralingüisticas y no verbales. La palabra clave es normalidad. El volumen y la entonación de la voz y el ritmo del habla, deben ser totalmente neutros, al igual que la expresividad del rostro.

El blanco de niebla es la técnica menos asertiva de las estrategias de recepción de críticas, así que te recomiendo  que la uses solamente ante críticas deshonestas emitidas por el típico “graciosillo malapata”, es decir, aquel tipo de persona que le encanta reírse de los demás comentarios hirientes o despectivos.

El mensaje que subyace al blanco de niebla en estos casos es no me afecta, ni siquiera me importa lo que estás diciendo.

 

-ASERCIÓN NEGATIVA.

Si al oír la crítica y entenderla, estamos de acuerdo en su contenido, lo asertivo y honesto sería reconocerlo.
Cuando así lo hacemos ante nuestro interlocutor, estamos usando la aserción negativa.

Sería aceptar la crítica sin adoptar actitudes defensivas, sin justificarnos, sin enfadarnos y por supuesto, sin hundirnos o sentirnos culpables.

Implicaría reconocer que hemos cometido un error y que somos responsables de ello.

Por ejemplo, ante la crítica: has estado demasiado duro con tu hijo, la aserción negativa podría ser: si, tienes razón, me he excedido, procuraré que no suceda más.

 

Un tipo de situación que requiere especial atención es cuando nuestro “crítico” está siendo agresivo con nosotros.

En este contexto definiríamos la agresividad como gritos, insultos o uso de expresiones descalificativos. Estas son situaciones muy difíciles. Nuestro objetivo fundamental deberá ser cortar la interacción tan pronto como sea posible.

La agresividad parece que se contagie, es prácticamente imposible mantener el control si esta situación se prolonga.

La mejor opción es utilizar una estrategia denominada “ENFADO QUE DESARMA” y consiste en bloquear el discurso de la otra persona con expresiones como: estamos muy nerviosos, vamos a dejarlo y ya continuaremos en otro momento.

En ocasiones, es probable que el primer efecto de esta técnica sea que la otra persona todavía se enfade más y use nuestra negativa a continuar hablando en estas condiciones como parte de sus argumentos descalificadores. No hay elección, solamente nos queda salir de la habitación.

Como ves el mundo de la crítica es muy complicado porque no depende solo de ti, ahora bien, tu puedes decidir como enfrentarte a ella y hacerlo de la mejor forma posible según las circunstancias,  mi guía para recibir críticas asertivamente te ayudará en esta tarea.

Recuerda suscribirte y recibirás completamente gratis mi ebook: Autoestima:10 claves para conquistarte

Un fuerte abrazo

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida