¿Eres de los que cuando te enfadas tiendes a gritar como si la vida te fuera en ello?

Quizá si, quizá ante la mínima disputa te descubras, casi sin darte cuenta, gritando tus motivos y defendiendo tu causa como si de una batalla campal se tratase.

Si es tu caso dime una cosa ¿alguna vez consigues que cambie algo relacionado con el motivo de la discusión?

No me refiero a quedarte encima de tu oponente o a que consigas que huya despavorido de ese lugar donde se está produciendo la batalla, ni a esas frases tipo “si, tienes razón” que tu oponente repite incesante intentando, en contra de lo que crees, que de una vez por todas te calles.

Ni por supuesto tampoco me refiero a esos momentos en los que la espiral de gritos alcanza un nivel tan desproporcionado que casi parece una escena de película de terror.

Te hablo de conclusiones, de soluciones, de que eso que te ha hecho enfadar hasta esos extremos no vuelva a repetirse o al menos que se produzca una negociación al respecto.

Apostaría a que en muy pocas ocasiones (por no decir ninguna) gritar te ha servido para ese fin.

¿Porqué la manía de gritar cuando discutimos?

Una discusión comienza cuando hay un punto de desencuentro entre dos o más personas, normalmente huimos de ellas porque realmente son incómodas, nos cuesta hacer críticas constructivas a otras personas y por supuesto recibirlas aun más.

Somos torpes en cuanto a asertividad se refiere, es algo que debes asumir desde ya, cuanto antes lo asumas antes te pondrás manos a la obra para revertir la situación.

Cuando algo nos molesta tendemos a esperar y esperar hasta que la rabia se apodera de nuestro control (el tiempo varía en función de la persona evidentemente) y cuando perdemos ese control hablamos de forma agresiva y casi sin pensar en lo que decimos, nos limitamos a hacer notar nuestro enfado, a reprochar y a tirar balones fuera.

Ante eso puedes encontrarte con varios escenarios:

1#. El otro decide enfrascarse en una espiral de gritos donde si tu subes el tono, él lo subirá más, son esas situaciones de comunicación paralela donde los discursos van por caminos tan distintos que no llegan a procesarse por parte del otro.

En esta situación tu discurso se pierde en el camino, el otro está haciendo lo mismo que tu: gritar, su sentido del oido está desconectado, tanto como el tuyo, por tanto el mensaje se pierde en medio de los gritos.

Como resultado: fracaso en la discusión, sea cual sea el motivo te aseguro que se volverá a repetir.

2#. El otro decide “darte la razón como a los tontos”: es cierto, aquí no te encontrarás esa espiral de violencia y gritos, no hay comunicación paralela, directamente no hay comunicación.

Imagina un frontón, pues en este caso tus gritos están haciendo el mismo efecto que un partido de frontón, tu mensaje rebota contra una pared de complacencia e ignorancia.

Conclusión: fracaso en la discusión, es altamente probable que se vuelva a repetir.

3#. El otro directamente decide marcharse y no escuchar: en este escenario se repite la misma conclusión que en los dos casos anteriores

¿Quieres aprender a gestionar tus emociones

Minicurso equilibrio emocional

Descárgate totalmente gratis mi minicurso y ponte manos a la obra

¿Cómo enfrentarte a una discusión sin gritar?

Entiendo que cuando estas enfadado tienes que expresarlo como tal, las emociones están ahí para ser expresadas, reprimirlas no conduce a nada positivo y por supuesto no seré yo la que te diga que elijas este camino.

El enfado hay que expresarlo como tal, es algo desagradable y como desagradable deben entenderlo los demás, pero es cierto que hay muchas formas de hacerlo y curiosamente siempre escogemos la que más daño nos causa.

Saber expresar nuestros sentimientos y emociones es bastante complicado y más aún si hablamos de emociones negativas pero tal vez pensar en el objetivo de esa discusión que estas desaprovechando te ayude a motivarte.

Algo que debes entender es que las discusiones son necesarias, de hecho son muy positivas, gracias a ellas las relaciones personales mejoran, son la base del crecimiento de estas.

Una discusión surge cuando hay un punto de desencuentro, de ellas siempre se desprenden una serie de objetivos que en caso de llegar a ellos mejorarían la relación.

Si te fijas es algo demasiado importante como para tirarlo por la borda por tu manía de gritar ¿no?

Requisitos indispensables para una discusión exitosa

  • Piensa muy bien lo que quieres transmitir, anota si es necesario todos los puntos que quieres tocar en el momento de la discusión y así te aseguras de que no se quede nada en el tintero.

 

  • Escoge el momento adecuado y si es necesario comunica tu intención de tener esa discusión y solicita que el otro escoja el momento.

 

  • Escoge el lugar adecuado: por supuesto no te pongas a discutir en público ni en una situación en la que el otro pueda sentirse humillado.

 

  • Escoge el tono adecuado, si el otro reacciona de mala forma y empieza a gritar lo mejor es hacerlo saber y recordar que tu intención es sacar algo positivo de eso, que los dos os entendáis y no que cada uno siga enfrascado en su posición.

 

  • Espera a que el otro este preparado para mantener esa conversación tan importante: huye de momentos en los que el estrés, el alcohol o las drogas puedan influir.

 

  • Haz uso de la empatía: habla de tus sentimientos, de ti, no conviertas la conversación en un “porque tu has hecho…” “porque tu has dicho…”. Empatizamos mucho mejor cuando el otro nos dice como se siente y no cuando se limita a atacarnos así que utiliza eso a tu favor.

 

  • No te sientas inferior pero tampoco superior.

 

  • Escucha las razones que el otro te da, a veces nos equivocamos en nuestro planteamiento porque no tenemos toda la información o simplemente porque no habíamos entendido los motivos reales del otro.

 

  • Si ves que la discusión se aleja de los objetivos que tenias marcados y se escapa de tu control lo mejor es dejarla para otro momento, tal vez sea necesario que ambos toméis un poco de distancia para ver en que os estáis enfrascando.

 

  • No seas machacón, si una discusión se ha zanjado de forma exitosa no vuelvas a sacarla en el futuro como haciendo referencia a los fallos pasados, Si se soluciona se avanza.

 

¿Qué es lo más complicado para ti cuando discutes? Anímate y dejamelo en comentarios.

Por supuesto si te ha gustado el post ayúdame compartiendo en tus redes sociales

Las mejores técnicas para “decir que no”

...

Navidad, Navidad, amarga Navidad

...

De emociones y más cumple 1 añito

...

¿Qué hace un psicólogo? Reflexión personal

...

vuelta a la rutina

...

¿Quieres encontrar tu equilibrio emocional?

Minicurso equilibrio emocionalSuscríbete y recibirás una guía con los 5 pilares para conseguirlo

50 cosas sobre mi

...

Supera la envidia definitivamente. Guía paso a paso

...

Crea tu plan de vida (2 parte: tu bienestar y tus valores)

...

Si, los psicólogos también lloran: mi historia con el cáncer de mama

...

Comunicación paralela: ineficacia garantizada.

...

Aprende a quererte más con estos juegos

...

¿Eres del 20% de la población altamente sensible?

...
error: Content is protected !!

¿Quieres aprender a vivir tu vida desde el lado positivo?

- ¿Sabes que una autoestima sana garantiza tu equilibrio emocional?

- ¿Sabes gestionar tus emociones de una manera adecuada?

- ¿Sabes por donde empezar?

Entra y recibirás solo por entrar mi minicurso EQUILIBRIO EMOCIONAL además de otras muchas herramientas que te permitirán vivir tu vida desde el lado positivo

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO PARA VIVIR PLENAMENTE?

Mira en tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción para que pueda enviarte el regalo de bienvenida